Robos en las casas de los futbolistas

Robos en las casas de los futbolistas

En el último año, se han producido 15 casos conocidos de robos en domicilios de futbolistas profesionales (14 jugadores + 1 técnico). En la mayoría de los casos los autores no han tenido contacto con las víctimas, aunque cada vez son más aquellos en que esperan hasta ubicar y encontrar a ciertas personas en su interior.

Estos grupos criminales, altamente especializados, invierten tiempo y recursos materiales y personales en este tipo de acciones. Marcan a sus objetivos potenciales y los someten a vigilancias y seguimientos, estableciendo sus rutinas, recopilando información de sus domicilios y planificando sus golpes. Paralelamente, sus ingresos son prácticamente públicos, tanto deportivos como publicitarios, hecho que en ocasiones ayuda a decidirse por un jugador u otro.

No son objetivos escogidos al azar, si bien últimamente el número de casos está aumentado de forma alarmante. Estos grupos se han especializado en este tipo de víctimas, las cuales, debido a sus compromisos profesionales, están sujetos a un gran número de viajes y desplazamientos, que además son ampliamente conocidos.  De este modo, una vez seleccionado el objetivo, tan solo deben esperar al momento que ellos consideran idóneo para ejecutar la acción, no tienen prisa.

Desde el programa de radio «El partidazo de COPE» de la cadena COPE, esta pasada noche ha sido entrevistado Vicenç Guillen  de Mars-Intelligence (consultoría de Seguridad, Inteligencia y Ciberseguridad). Esta consultoría está especializada en analizar el nivel de riesgo de sus clientes (amenazas y vulnerabilidades) y, mediante proyectos globales de seguridad, lo reduce al mínimo, ajustándose a las necesidades y particularidades de cada cliente.

Se analizan múltiples factores de riesgo y amenazas latentes, teniendo en cuenta, entre otros ámbitos, las redes sociales y el entorno familiar. Actualmente, dentro del mencionado ámbito deportivo, se está asesorando a jugadores de varios clubes, tales como: Real Madrid, F.C. Barcelona y Atlético de Madrid.

Como hemos comentado, un factor determinante y común, atendiendo a la casuística que afecta a las víctimas de este sector, es que, siendo personas de alto impacto mediático, se puede conocer con detalle en que momentos no se encuentran en sus domicilios.

En base a los casos conocidos durante los últimos años, se puede establecer tres patrones de actuación de los grupos que asaltan a futbolistas profesionales:

  • Los que esperan a que en el domicilio no haya ninguna persona.
  • Aquellos que asumen el riesgo de la presencia de personas en el interior, pero con las que no tienen intención de interactuar, los denominados “silenciosos”. Las víctimas son conscientes del robo una vez han abandonado el domicilio.
  • Los de mayor riesgo, los que deciden actuar e interactuar con personas en el interior, asumiendo de partida que cruzan la línea del tipo de delito, pasando del robo con fuerza al robo con violencia e intimidación, y en los que la integridad física y emocional de las víctimas está mucho más expuesta. Los efectos y daños psicológicos sobre estas víctimas son, en la mayoría de ocasiones, superiores al daño material y/o perjuicio patrimonial.

Entre las recomendaciones más comunes a este tipo de perfiles es que adecuen sus sistemas de seguridad a sus niveles de riesgo reales. Debe interiorizarse algunos elementos de concienciación en materia de seguridad y autoprotección. No existe el riesgo cero a ser víctima de un robo, pero si se pueden reducir considerablemente las vulnerabilidades si se adoptan las correctas medidas y sistemas de seguridad. Debe prestarse especial atención al uso de las redes sociales, en las que, en ocasiones, inconscientemente se transmite información no deseada que puede ser aprovechada con fines delictivos.

Desde MARS-INTELLIGENCE, se consideran que hay indicios para establecer lo que se denomina una “alerta temprana”, por la que se anticipa un posible EFECTO LLAMADA ante el fenómeno que hemos descrito. Ciertos grupos especializados en otros ámbitos, atraídos por la rentabilidad y aparente facilidad de los golpes, decidan llevar a cabo acciones similares, pero sin ser conscientes de los riesgos que tiene, por ejemplo, un encuentro fortuito con uno de los moradores del domicilio.

JUAN ANTONIO CALLES - DIARIO EXPANSIÓN